Blog

logo

¿Cómo actuar tras sufrir un traumatismo craneoencefálico?

Saber reconocer los síntomas de esta patología es fundamental para poder actuar a tiempo y tener una mejor recuperación. En este artículo encontrarás los principales síntomas de un traumatismo craneoencefálico, el impacto emocional que puede llegar a generar en las personas y su familia, y cómo puedes actuar. Sabemos que si estás aquí, estás pasando por un momento difícil. 

En Neural, como centro especializado en neurorrehabilitación, conocemos cómo es el proceso en todos los niveles y el impacto que puede tener en la vida y en el día a día de las familias.

¿Qué es un traumatismo craneoencefálico y cuáles son sus causas?

El traumatismo craneoencefálico es una lesión física producida sobre el tejido cerebral que altera de forma temporal o permanente la función cerebral. 

Una vez se produce una lesión, tendrá que ser el personal especializado, en este caso el radiólogo, el que realice un estudio radiológico para poder determinar si se ha producido un traumatismo craneoencefálico.

Las causas del traumatismo craneoencefálico pueden ser muy diversas, entre las más comunes se encuentran:

  • Las caídas, donde nos hayamos dado un golpe en la cabeza.
  • Los accidentes de tráfico.
  • Golpes recibidos en la cabeza tras una agresión física.
  • Las actividades deportivas de contacto o las consideradas de riesgo

Tipos de traumatismo craneoencefálico

No todos los traumatismos craneoencefálicos tienen el mismo nivel de gravedad, es por ello que es fundamental que siempre sea el profesional el que valore nuestra lesión. Vamos a distinguir algunos de los tipos de traumatismo craneoencefálico que se pueden dar:   

– Conmoción. 

Dura menos de 6 horas y es una alteración transitoria del estado mental después de un golpe. Dentro de los traumatismos craneoencefálicos, este tipo de lesiones suelen ser los más leves. 

– Contusiones cerebrales.

Pueden alterar diversas funciones del cerebro, afectando a la concentración, la memoria, el equilibrio y la coordinación. En ocasiones es necesaria la cirugía para el tratamiento. 

– Daño axonal difuso.

Esta lesión sucede cuando se produce un daño a los axones que componen las células cerebrales y puede provocar una pérdida de consciencia que dura, por regla general, algo más de 6 horas.

– Los hematomas.

Se trata de colecciones de sangre en la zona del encéfalo y se dan en lesiones cerradas. Pueden ser intracerebrales, subdurales o epidurales, dependiendo de la zona del cerebro donde se acumule la sangre. Los hematomas son traumatismos craneoencefálicos que suelen provocar dolores de cabeza cuya intensidad va en aumento, vómitos y mareos.

– Las fracturas de cráneo. 

Se trata de lesiones penetrantes que pueden implicar riesgos especiales, como lesiones en el cerebelo. Suelen darse en casos en los que la persona ha sufrido un fuerte traumatismo en la cabeza. 

Síntomas más comunes de un traumatismo craneoencefálico

El primer síntoma que solemos percibir en una persona que ha sufrido un traumatismo craneoencefálico es la pérdida del conocimiento durante unos minutos. Si la lesión es menor, el síntoma principal puede ser la aparición de confusión o amnesia retrógrada.

La duración de la pérdida de consciencia y de la confusión es siempre proporcional a la gravedad de la lesión, por lo que no puede especificarse. 

En algunas personas también pueden aparecer convulsiones, y en este caso lo conveniente seria: 

  • Avisar a urgencias.
  • Poner de lado a la persona afectada para evitar cualquier atragantamiento. 
  • Aflojarle la ropa para que no tenga ningún tipo de presión y pueda estar más relajado.
  • Vigilar su ritmo cardiaco y su respiración de formar continua.

Hay algunos casos más extremos donde el paciente ha tenido un accidente en el que se ha visto afectado el tronco encefálico. En este caso, el síntoma del traumatismo craneoencefálico más común suele ser un estado vegetativo persistente. Estos casos son más complejos y complicados para una recuperación, sobre todo cuando la duración del estado vegetativo supera desde los 3 hasta los 6 meses. 

¿Qué consecuencias tiene en la vida sufrir un traumatismo craneoencefálico? 

Los traumatismos craneoencefálicos tienen dos grandes impactos en la vida de las personas que lo han sufrido. En primer lugar, a nivel cognitivo, la pérdida de capacidad de la persona y, en segundo lugar, los problemas emocionales que conllevan.

En cuanto al impacto emocional, son comunes los trastornos emocionales y los cambios de personalidad, sobre todo cuando hay un traumatismo craneoencefálico grave. Según un estudio de Psicothema sobre la Evaluación de las alteraciones emocionales en personas con traumatismo craneoencefálico, entre el 40-60% de los pacientes que han sufrido un traumatismo craneoencefálico presentan este tipo de alteraciones (emocionales y cambios de personalidad). Y en torno a un 25% restante presentan trastornos de conducta que interfieren significativamente en su día a día.

En cuanto a nivel cognitivo, unos de los mayores problemas que se encuentran las personas que han sufrido un traumatismo craneoencefálico, es la comprensión y expresión del lenguaje. Sobre todo se ve mermada su capacidad para utilizar el lenguaje en diferentes contextos, dificultándole la comunicación en su día a día. Pero también hay otras consecuencias del traumatismo craneoencefálico que pueden aparecer:  

– Problemas de memoria.

– Escasa conciencia de las limitaciones.

– Irritabilidad y la apatía.

– Problemas atencionales.

En Neural rehabilitación trabajamos con personas que han sufrido traumatismo craneoencefálico y con su familia para que puedan volver a ser ellos mismo lo antes posible. Para ello abordamos objetivos relacionados con su día a día.

¿Cómo se valora un traumatismo craneoencefálico?

En la valoración de un traumatismo craneoencefálico determinaremos el grado de afectación y la gravedad de los síntomas, para ello, una herramienta indispensable que empleamos en Neural es la Escala del Coma de Glasgow. Se trata de un sistema de puntuación que permite medir el alcance de la lesión, teniendo en cuenta la apertura de ojos y las respuestas verbales y motoras.

Las puntuaciones que tenemos en cuenta y su significado son:

– De 3 a 8: traumatismo craneoencefálico grave.

– De 9 a 13: traumatismo craneoencefálico moderado.

– De 14 a 15: traumatismo craneoencefálico leve.

En el caso de niños y lactantes usamos la Escala del Coma de Glasgow modificada, adaptada a las características de su sistema cognitivo, ya que no tienen la misma respuesta verbal y motora que un adulto. 

¿Qué ocurre si se produce un hematoma epidural?

Un hematoma epidural es el resultado de un traumatismo craneal grave y ocurre cuando se produce un sangrado entre la parte interior del cráneo y la cubierta externa del cerebro. 

Si se produce un hematoma epidural, hay que tener en cuenta que sus síntomas aparecen entre minutos y horas después de la lesión, previa existencia de un intervalo de lucidez. Entre los hematomas epidurales más habituales, encontramos:

 Cefalea en aumento: Dolores de cabeza que se presentan de forma intermitente durante varios días en determinadas épocas del año.

– Reducción del nivel de consciencia: Baja la lucidez del paciente, cuando el nivel de conciencia es muy bajo, el paciente entra en un estado de coma. Si este estado se alarga en el tiempo, se llama estado vegetativo.

– Problemas neurológicos focales: Aparecen problemas en el funcionamiento del cerebro, la médula espinal y los nervios, que afectan un sitio específico.

– Dilatación de pupilas que no reaccionan a la luz: Esto nos indica problemas en el funcionamiento del cerebro, la médula espinal y los nervios.

El resto de los hematomas pueden causar déficit neurológico focal y disminución de la consciencia. Aunque también encontrarás síntomas a largo plazo, producidos sobre todo cuando hay lesiones estructurales importantes. Amnesia, cambios en el comportamiento, trastornos del sueño y una función intelectual disminuida. 

En un pequeño número de pacientes también pueden aparecer convulsiones tardías, alteraciones motoras y trastornos de la marcha o el equilibrio.

¿Qué puedo hacer si he sufrido un traumatismo craneoencefálico?

El diagnóstico temprano de un traumatismo craneoencefálico, es esencial para que haya una evolución favorable. 

Por ello, es fundamental que, ante la sospecha de una lesión de este tipo, acudamos a un especialista para que los examine. En Neural disponemos de un equipo multidisciplinar a tu servicio, que te puede asesorar y recomendar la mejor opción para tu caso.

Si tienes cualquier duda, puedes llamarnos al teléfono 900 834 734, o escribirnos por WhatsApp al 692 58 41 53 o a nuestro email info@neural.es.

Destacados

anoxia-800w

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día en las últimas novedades y noticias

Categorías

Noticias

Artículos y noticias que
podrían interesarte

Contacta con nosotros

Te llamanos sin compromiso y juntos estudiamos qué
posibilidades tienes para hacer el plan que más se adapte a ti.